El Hotel

Foto visita virtualRobles centenarios, fresnos, pinos, sauces, hayas, cedros, retamas, rosales silvestres y un largo etcétera de árboles y arbustos se funden con las plantas ornamentales que rodean el exterior del hotel.

El edificio en que se encuentra nuestro hotel rural, es una casa de piedra que data de 1940, restaurada al efecto confiriendo al conjunto una gran armonía arquitectónica, que se integra en la montaña como parte de ella.

Seis de las ocho habitaciones cuentan con amplias terrazas en madera y tres de ellas disponen de sofá cama adicional para dos personas. Todas las habitaciones están equipadas con minibar, teléfono, televisión y sistema Wi-Fi gratuito.

Todas las habitaciones tienen vistas a la naturaleza. De entre ellas destacan las suites de la planta superior, teniendo una de ella vistas a la cara norte del Valle de la Fuenfría, pudiéndose contemplar el Mirador de la Reina, las estribaciones de Siete Picos y el bosque circundante. La otra tiene vistas a la cara sur del valle, pudiéndose disfrutar de una gran luminosidad y de las vistas al robledal que rodea el hotel.

Los baños, al igual que las habitaciones, son todos diferentes y amplios predominando el equipamiento de grandes duchas con hidromasaje. Una de las suites principales cuenta con bañera de hidromasaje y la otra con bañera y sauna.

La decoración del hotel se completa con obras originales de pintura y escultura realizadas respectivamente por los artistas Enrique González y Maribel García.  La zona común está compuesta por un ala de descanso, con chimenea tradicional en la que se puede disfrutar de la lectura en los sofás. El otro ala está destinada a comedor para los desayunos, que se sirven con amplio buffet donde se ofrece una gran variedad de productos de primera calidad, desde embutidos ibéricos hasta bollería, fruta de temporada y panadería recién horneada y huevos hechos en el momento al gusto del cliente.